fbpx

IMG equinacea abeja

A menudo  me preguntáis  qué os conviene más, si la equinácea o el própolis, podríamos decir que tienen propiedades similares pero aplicaciones distintas.

La Equinácea es una planta herbácea nativa de Europa y de Norte América muy rica en vitaminas B y C, riboflavina, betacarotenos y minerales (hierro, calcio, magnesio y sodio). Tiene muchas propiedades antimicrobianas contra las bacterias, virus y hongos y también estimula el sistema inmunitario, produce más glóbulos blancos.

El própolis o propóleo es una cera que las abejas elaboran a partir de partículas resinosas de diferentes vegetales y que utilizan en la construcción, reparación y protección de la colmena. La importancia del propóleo o própolis como complemento de la alimentación se basa en que aumenta la resistencia del organismo frente a las infecciones. El própolis también es antimicrobiano, inmunoestimulante, antiinflamatorio, cicatrizante y ligeramente analgésico.

IMG equinacea perfil

La equinácea se utiliza para enfermedades del  aparato respiratorio: gracias a sus propiedades antivirales, sirve para el tratamiento de variadas enfermedades respiratorias y puede usarse como un preventivo, sobre todo en niños, personas mayores, con sistema inmunitario débil, enfermos, etc. Ayuda a tratar la gripe y el resfrío; los problemas de garganta (como faringitis o anginas); la bronquitis; la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la influenza, las alergias, la fiebre del heno y la sinusitis. Para las infecciones corporales va muy bien por ser un gran estimulante del sistema inmunitario. Es un buen tratamiento en las enfermedades infecciosas, por ejemplo el herpes, infecciones de la vagina, infecciones en el sistema urinario, como la cistitis o la uretritis, infecciones del oído, los orzuelos, enfermedades de transmisión sexual. En estados de debilitamiento y debilidad corporal como es el caso del síndrome de fatiga crónica, tras una operación o en la convalecencia puede ser también de gran ayuda ya nos potencia el sistema inmunitario.

 

IMG propolis

El propóleo también se usa en afecciones del aparato respiratorio:  en anginas, faringitis, laringitis, aftas bucales.  Para el aparato digestivo también se han observado numerosos beneficios: en casos de úlcera gástrica es de gran ayuda para combatir a la bacteria “Helicobacter Pylori”  y se han conseguido buenos resultados en algunos pacientes afectados por diverticolitis, gastritis, enfermedad de Crohn y diarrea de candidiasis intestinal. En ginecología: las cándidas, llagas uterinas, inflamaciones vaginales y picazones suelen responder muy bien a los lavados de propóleo diluido en agua. En la piel: fantástico en la lucha contra las micosis u hongos de la piel y en las personas postradas mucho tiempo en la cama y con llagas o ulceraciones también se pueden beneficiar en gran medida. En el acné funciona muy bien en forma de crema o para lavarse la cara diluido en agua y en las ulceraciones irritativas de los dedos de la mano y en los sabañones se obtienen buenos resultados usando cremas a base Propóleo y Caléndula.

Para poder saber cuál te conviene más y siendo una opinión personal, podría afirmar que aunque ambas tienen un papel claramente inmunoestimulante y por lo tanto preventivo de infecciones,  mientras la equinácea es muy buena a nivel sistémico, el propóleo es buenísimo para afecciones superficiales, teniendo en cuenta que cualquier mucosa es considerada superficie: piel, tracto intestinal, aparato reproductor, oídos… La palabra propolis, de origen griego, significa “defensor de la ciudad”; ya sabían ellos la importancia que tiene en la protección y el papel que desempeña permitiendo que nuestras barreras naturales estén intactas.

 

Teniendo en cuenta que existen gran cantidad de productos que combinan los efectos de ambos, siempre que no tengas alguna condición que impida su consumo (consúltalo con tu profesional sanitario de confianza), si complementas tu dieta con la toma de ambas tu cuerpo tendrá un muro defensivo contra todo tipo de bacterias e infecciones y lo mejor de todo es que es completamente natural, nada de compuestos químicos y artificiales que con frecuencia tienen efectos secundarios en muchas ocasiones negativos para nuestro organismo.  

Quieres conocer otros productos para trabajar tu inmunidad? Espera a un próximo artículo, ven a vernos o contactame

firma